Los 5 Principios de Reiki - Solo por hoy...

Los 5 principios fundamentales del Reiki

Kyo Dake wa:

  • IKARU NA
  • SHIMPAI SUNAReiki-mikao
  • KANSHA SHITE
  • GYOO HAGE ME
  • HITO NI SHINSETSU NI


Sólo por hoy:

  • Deja de enojarte
  • Deja de preocuparte
  • Sé agradecido
  • Trabaja duro
  • Sé amable con los seres vivos

1. Sólo por hoy... deja de enojarte. IKARU NA
La ira es una manifestación de un estado de desarmonía que hace que nos sintamos disociados de nuestro Yo superior y de la Fuente de Energía Universa. Cuando esta manifestación dura más de 15 segundos, deja de serlo para transformarse en resentimiento. En pruebas de laboratorio se ha observado que, capturando el aliento de una persona en discusión y luego analizando la muestra, se obtiene una sustancia muy similar al veneno. Esto, en un momento de ira, circula por nuestra sangre contaminando todo el organismo.

Consideremos que es necesario expresar la ira, pero teniendo en cuenta la duración de la misma.

Vayamos ahora a las causas de nuestro enfado. Generalmente, es por una situación que escapa a nuestro control. Es por no poder darle la dirección que nosotros queremos y porque las cosas no salen de acuerdo a nuestra conveniencia. Es así, entonces, que estallamos, nos sentimos tensos, crispados y tenemos la sensación de que la corriente va en contra nuestro. Es como si tomáramos una autopista en contramano y le echáramos la culpa al resto de los automovilistas.

Se expresa así que el motivo del enfado no es exterior, sino que está dentro de uno mismo y que las situaciones adversas que se nos presentan, debemos tomarlas como enseñanza para adquirir mayor experiencia en la vida y no sufrirlas como un castigo celestial. Lo demás será sólo una reacción personal ante un estímulo que hará que podamos afinar nuestra personalidad para no reaccionar mecánicamente ante cada cuestión que se nos torne imprevisible, pues, de hechos imprevisibles estará lleno el camino que debemos recorrer en nuestro futuro.

2. Sólo por hoy... deja de preocuparte. SHIMPAI SUNA
Nos preocupa que en nuestra vida no hayamos tenido todo lo que necesitábamos. Eso crece en forma de remordimientos que, generalmente, nos generan culpa. Sentimos que si tuviéramos otra oportunidad podríamos corregir hechos del pasado en nuestra vida. Comúnmente decimos: “si yo tuviera 15 años con la experiencia de hoy...”. Seguramente pensamos que no cometeríamos aquellos errores, sin caer en la cuenta que en cada momento de nuestra vida pasada, respondimos a cada hecho que se nos presentó con el grado de evolución que habíamos alcanzado, y que si hoy los vemos como errores es, precisamente, porque evolutivamente avanzamos.Reiki-hands-manos-sanacion

3. Sólo por hoy... sé amable con los demás. HITO NI SHINSETSU NI
Podemos decir que todo lo existente en este universo procede de la misma Fuente de Energía. Por lo tanto, toda forma de existencia merece nuestro respeto y nuestro amor., porque precisamente todo lo que rodea nuestra vida hoy nos acompañará siempre en este plano de existencia. Así es que también debemos empezar con un gesto de amabilidad hacia nosotros mismos, para poder volcarlo hacia afuera en los demás. Pues no podemos dar a nadie ni a nada algo que somos incapaces de generar para nosotros mismos.

Cuando proyectamos externamente sentimientos de compasión, amabilidad y respeto, generamos una vibración positiva que impregna nuestro propio campo de energía, llegando a otros, transformándolos y retornando hacia nosotros en una frecuencia mayor. Del mismo modo, si generáramos lo contrario estaríamos intoxicando los campos de energía con negatividad. Esto es llamado en Oriente la Ley del Karma. De ella tomamos conciencia de que, de acuerdo a nuestros pensamientos, serán nuestras palabras, de ellas nuestros actos, y según ellos nuestro destino.

A modo de ejercicio, cuando te sientas separado del mundo, serena tu mente, calma tus pensamientos, adorna tu rostro con una sonrisa y ofrécela a todas las personas que encuentres. Quizás verás a algunos perplejos y a otros que te devolverán la sonrisa. La vibración habrá empezado entonces a cambiar.

4. Sólo por hoy... trabaja duro. GYOO HAGE ME
“Antes de la iluminación, corta madera y lleva agua... Después de la iluminación, corta madera y lleva agua.”

La enseñanza nos dice que las tareas que realizamos llevan la impresión de nuestro estado energético:.La objetividad es la tarea; la subjetividad es cómo la realizamos. Por eso es necesario hacer lo que se ama; si no podemos, en cambio amemos lo que hacemos. Esto posibilitará que nuestra acción se desarrolle armónicamente en nuestra evolución y que las tareas que emprendamos, las impregnemos de una vibración de amor para que de esa forma estén sintonizadas con la Fuente de Energía Universal.

No olvidemos que somos nosotros, y que nos conocerán por nuestros actos. Porque son precisamente ellos los que hablan de nuestra acción esencial, más allá de toda descripción intelectual que hagamos.

Trabajar duro en este plano, nos sitúa en un camino hacia nuestro interior que nos lleva a una labor seria y sincera, en la cual podemos desatar la ilusión o el auto-engaño en que vivimos. Es a través de la meditación que accedemos a lugares dentro de nosotros mismos que, no por desconocidos, son menos reales.

5. Sólo por hoy... expresa gratitud por las bendiciones que recibes diariamente. KANSHA SHITE
la gratitud es una fuerza positiva que desata aspectos psicológicos que nos permiten reconocer lo que tenemos y nos posibilita seguir recibiendo. Nos conecta, con un sentimiento de pertenencia directo, a la Fuente Universal de la Creación, de la cual provienen todas las cosas. De ella estamos dispuestos a recibir, creando así un verdadero flujo que alimenta nuestra fe. Una fe que nos habla de ser parte indisoluble de esa Fuente, viendo cumplir así la Ley del Espejo, a través de la cual recibimos lo que emitimos.

Un niño preguntó a su padre: “Qué es la vida?”. El padre lo llevó al borde de una montaña, le pidió que gritase horrendamente y el eco le devolvió un sonido amplificado que era realmente mortificante. Luego le solicitó que solamente riera, y la misma montaña le devolvió muchísimas risas cristalinas. El niño, con la cara iluminada, abrazó a su padre y le dio las gracias por la enseñanza,