Medicina Ayurveda

Medicina Ayurveda

Medicina Ayurvedica - La Ciencia de la Vida

El Ayurveda es una interesante medicina milenaria de origen indio que ha tardado siglos en llegar a occidente; pero como se suele decir, más vale tarde que nunca, para descubrir la “ciencia de la vida” (ayur= vida / veda= ciencia).

Sin embargo, los orígenes de ésta medicina holística, se remontan a hace más de cinco mil años y es de las más completas que existen. La base de la Ayurveda, recae en el estudio de cada ser humano en profundidad y no como grupo genérico; constata que la principal causa de enfermedad tanto física como mental reside en el trastorno del equilibrio entre los agentes que rigen nuestro cuerpo, mente y conciencia.

Mientras la medicina tradicional se centra en combatir los síntomas ( si nos duele la cabeza tomamos una aspirina y el dolor desaparece) , la Ayurveda busca aliviar también las causas que producen el malestar o dolor. Es un método tanto de curación como de prevención, que invita a que conozcamos bien nuestro cuerpo pudiendo detectar e interpretar los prodromos (fase de gestación) de las enfermedades.

Se trata de un tipo de medicina integral, cuyo conocimiento se recoge en los textos védicos, en los que se contemplan los principales campos de la medicina: medicina interna completa, cirugía general, cirugía de (cabeza, cuello, ojos, oídos, nariz y garganta), pediatría, obstetricia, ginecología y fertilidad, gerontología, toxicología y psiquiatría. Los antiguos textos contenían ya descripciones de cirugías que más tarde se han practicado en la medicina occidental, como por ejemplo, la rinoplástia.

La Ayurveda estudia también los 7 tejidos principales: plasma, sangre, músculo, grasa, hueso, nervio y reproductivo, además de 3 desechos (malas): heces, orina y sudor; y tiene en cuenta el “Agni”, que es la energía implicada en el metabolismo. La enfermedad es una consecuencia de la desarmonía en cualquiera de estos factores.

ayurveda-elementos

Los desequilibrios emocionales afectan también a los Doshas, siendo muchas veces la principal causa de enfermedades. El Ayurveda clasifica las principales causas que desencadenan las dolencias y trastornos en 7 factores: hereditario, congénito, interno, trauma externo, estacional, tendencias o hábitos naturales y factores supra naturales. También apunta que el desuso o abuso de los sentidos (vista, olfato, tacto, gusto y oído) puede ser una causa importante de enfermedad.

Los fundamentos del Ayurveda parten de la base, de que, en cada ser humano, se combinan las energías femenina y masculina (Purusha y Prakruti), y la influencia de los 4 elementos naturales (aire, fuego, tierra y agua). Sin embargo, realiza una clasificación de las personas , en 3 tipos, basándose en los humores y tendencias biológicas, denominados Doshas. Los Doshas son los responsables de los cambios psico – biológicos y psico – patológicos; corresponden a Vata (nerviosa: regida por el sistema nervioso), Khapa (emocional) y Pitta (visceral (función digestiva y hepática). Los tres están presentes en cada célula, tejido y órgano de todo ser humano, en distintas permutaciones, y aunque existen 7 grandes grupos de combinaciones, en las que predomina más un Dosha que otro, cada persona, tiene una combinación única de los tres Doshas, que determina su tipología.

Los Doshas son también las fuerzas que mueven, dirigen y unen las funciones biológicas de nuestro organismo; la relación entre ellos, nuestro cuerpo y mente y el entorno, es más compleja y completa de lo que aquí se explica, pero para entender lo que la Ayurveda establece como principio, la cuestión es, que los mismos elementos y las mismas acciones, aplicadas a personas con distintos Doshas dominantes, tienen efectos distintos; por lo tanto, para que las terapias y remedios sean efectivos, deben ser aplicados teniendo en cuenta la tipología específica de cada persona. Para poder disfrutar del bienestar continuo, los Doshas deben estar en equilibrio; el desequilibrio es lo que provoca las dolencias y enfermedades.

La medicina ayurvedica, utiliza un ancestral arte clínico para realizar el diagnóstico de una enfermedad, a través de un proceso, que recomienda, primero: conocer el entorno (sobre el pasado, el presente, la familia, la situación actual etc.) del paciente, seguido de la observación, la palpación, la percusión y por último la auscultación del corazón, pulmones e intestinos. Prestando especial atención a la interpretación del pulso y el estado de la lengua, los ojos y las uñas, donde se manifiestan a menudo signos de disfunciones o irregularidades de los órganos vitales.

La medicina tradicional también reconoce la mayoría de estos conocimientos, sin embargo no sigue un proceso tan minucioso a la hora de examinar a los pacientes. Los avances tecnológicos fomentan el uso de radiografías, escáners u otras pruebas en detrimento de la auscultación, observación y palpación más personal y manual.

En cuanto al uso de medicamentos, la medicina ayurvedica se nutre exclusivamente de elementos naturales; la naturaleza tiene todo lo que necesitamos y el Ayurveda ha estudiado a lo largo de los años, las combinaciones y cantidades necesarias para provocar las reacciones adecuadas en nuestro organismo. Hace uso de una vasta variedad de plantas con propiedades medicinales, especies y sustancias naturales que se han utilizado con éxito a lo largo de miles años. Además de sus propiedades regeneradoras y curativas, muchas de las plantas son también perfectas para el uso en tratamientos estéticos, especialmente para el cuidado y conservación de la piel o el cabello.


Otra de las características de la Ayurveda, que debe tenerse muy en cuenta, es que no se trata solo de la aplicación de terapias y remedios, sino de la implementación de importantes hábitos para el cuidado de nuestra salud. Ésta disciplina, otorga mucha importancia al tipo de vida que escogemos llevar, a la dieta alimenticia y los estímulos y acciones a los que sometemos a nuestro cuerpo y mente. Existen recomendaciones alimentarias específicas para cada tipología, incluye ejercicios de yoga para mejorar funciones específicas, recomienda la meditación ayurvédica, y cuenta con el desarrollo de masajes indicados para las distintas dolencias y desequilibrios.

Medicina Ayurvedica Se conoce , que importantes personalidades como Gwyneth Paltrow, Madona o Goldie Hawn utilizan prácticas ayurvedicas para mantenerse sanas y equilibradas, la conocida modelo Christy Turlington incluso ha creado una línea de cosméticos basándose en esta ciencia. En general, en los últimos años ha aumentado el uso de las medicinas alternativas y naturales. En algunos países, como Estados Unidos, las estadísticas demuestran que la cantidad de consultas a los terapeutas de disciplinas alternativas superan ya a las que se efectúan a los médicos de atención primaria convencionales. Entre ellas, la Ayurveda, se ha convertido en una de las primeras opciones en occidente, reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por su capacidad terapéutica, de prevención y para mejorar la estética corporal.

No olvidemos que la salud no depende solo de curarse, sino principalmente, de no ponerse enfermo. La Ayurveda nos enseña como conocer bien nuestro cuerpo para poder interpretar los signos que emite. Es importante tener en cuenta, que los órganos, tejidos y funciones de nuestro cuerpo y mente no operan como máquinas por separado sino que están intrínsecamente interrelacionados con nuestra conciencia y con nuestro entorno. La Ayurveda recomienda rutinas que comienzan con la salida del sol y acaban con la puesta; acorde con los bioritmos naturales que nuestro cuerpo reconoce.

Desafortunadamente, en nuestro país, resulta difícil ajustarse a estos ritmos de vida. No creo que la mayoría de nosotros, podamos seguir rigurosamente lo que la Ayurveda propone para estar siempre sanos y tener nuestro organismo en consonancia y equilibrio continuo, tanto con nuestra mente, como con el entorno; sin embargo, os invito a indagar sobre el tema, a descubrir vuestro Dosha dominante y así quizás descubráis la causa de alguno de vuestros males inexplicables que no tenéis porque padecer.