Beneficios del Yoga en los ninos

Beneficios del Yoga en los ninos

Esta disciplina ofrece ventajas para educar a los menores mientras se divierten.
En las clases de yoga infantil la práctica nada tiene que ver con las doctrinas religiosas. El estrés en los chicos se manifiesta a través del cansancio, desorientación, sobreexitación y desmotivación entre otros. El yoga es una alternativa metodológica al plan de estudios, para enfrentar el estrés, la falta de concentración y la agresividad de los chicos, a través de simples ejercicios de respiración y relajación (propios del yoga). A menudo los chicos manifiestan tensiones que forman barreras para la circulación de la energía, ésta se transforma en agresividad, sostenida por modelos de violencia como los que se ven por televisión u otros medios de comunicación, actualmente los chicos están rodeados de agresión. Esta violencia es un enemigo para el Espíritu de ayuda mutua Una atmósfera de alegría y amistad favorece el aprendizaje, el chico debe ser consciente de que no es un individuo aislado del resto. Los ejercicios del yoga despiertan la conciencia de ser uno mismo pero sin dejar de estar atento al “otro”.
 
Estas prácticas nos llaman a tomar actitudes en común, a respiraciones conjuntas y a un ideal que está simbolizado por el centro. 
Los ejercicios que se proponen son métodos probados para forjar el espíritu de equipo, desarrollando en el chico el sentido de sus responsabilidades frente al entorno. 
Ayuda también a mejorar la concentración y la capacidad de reacción, ya que al final de la clase los niños hacen un poco de meditación.
 
 "Es una buena forma para sacar la tristeza, la rabia y la frustración", dice Lisa Olea, de Yogis.

En Colombia, tal y como ocurrió en Estados Unidos o Chile, la práctica de yoga para niños comenzó a popularizarse primero en los colegios. Ahora, hay escuelas de yoga especializadas de acuerdo con la edad, que le agregan su propio estilo. Y se pueden llegar a congregar hasta 30 aprendices en un aula.
En la academia Yogis, por ejemplo, las maestras crean escenarios como parte del juego. "A los niños no les interesan las técnicas del yoga, así que les damos nombres de personajes imaginarios: el guerrero -que fortalece la cola y los músculos de las piernas- o el surfista, que está encima de su tabla", agrega Olea.
 
Los ejercicios se trabajan según la masa corporal y la flexibilidad de cada alumno. Cuando son hiperactivos, dice Olea, se les explica cómo manejar la energía y cuando son tímidos, hay que trabajarles más actividades. El éxito de la clase depende de que el profesor o adulto regrese a su infancia: "Si es necesario, nos pintamos la cara para jugar".
Y hay otro aspecto definitivo para escoger el yoga como opción para los niños. La psicóloga Carolina Álvarez, madre de dos niñas que practican esta actividad, dice que ayuda notablemente en el manejo del estrés. "Los adultos hemos tenido que competirle al estrés y hemos vivido los beneficios de estas herramientas. Ahora, vemos que los niños, cada vez más, necesitan de estas prácticas para manejar el contexto en el que vivimos".

Publicidad

curso online ayurveda

Registrarse

Suscribase a nuestra Lista de Correo